Braquioplastia

Braquioplastia

El exceso de piel a nivel de los brazos puede ocasionar problemas estéticos y también dificultad a la hora de vestirse. La Braquioplastia o Lifting Braquial es un tratamiento de Cirugía Plástica especialmente indicado para personas que han protagonizado una importante pérdida de peso.

Se trata de una intervención quirúrgica cuyo objetivo es eliminar el exceso de piel en la parte interna de los brazos. Los candidatos a esta intervención suelen ser pacientes que han perdido mucho peso y presentan una piel flácida, sin capacidad de retraerse y, en ocasiones, con acumulación de grasa localizada en dicha zona. En los casos bien indicados es una cirugía con muy buenos resultados que empiezan a ser visibles transcurrido un mes desde la intervención y que son definitivos pasados los 4-6 meses.

Detalles del tratamiento

  • Duración intervención: 1-2 horas
  • Anestesia : general
  • Hospitalización: 1 noche
  • Reposo: 1 semana
  • Actividades físicas: A partir del mes

1ª visita y preoperatorio

Previo a la intervención, es necesario realizar un estudio preoperatorio completo. En la primera visita es muy importante realizar una buena historia clínica y exploración física.

Existen diferentes técnicas quirúrgicas para el tratamiento de la parte interna de los brazos. En algunas ocasiones, la cicatriz se localizará exclusivamente a nivel del pliegue axilar pero en otros casos, se extenderá también por la parte interna del brazo, desde la axila hacia el codo.

La extensión de las cicatrices es proporcional a la cantidad de tejido a resecar. En ocasiones se acompaña de Liposucción si se evidencia un acúmulo graso en dicha zona. Es muy importante en la primera visita informar sobre estas cicatrices y dar unas expectativas reales sobre lo que se puede mejorar y sobre si el exceso de piel es suficiente para justificar dichas cicatrices.

Intervención

La intervención se realiza en quirófano, con anestesia general e ingreso hospitalario de una noche. Tiene una duración de aproximadamente 1 – 2 horas y como ya hemos comentado, en muchas ocasiones se acompaña de Liposucción en dicha zona junto a la eliminación de la piel «sobrante» que se desee retirar. Tras la intervención, se colocan unos drenajes y un vendaje compresivo. Durante las primeras 24 horas es muy importante el reposo absoluto de los brazos.

Respecto a la cicatriz, disponemos de Urgotouch, un tratamiento con el que podemos mejorar el resultado estético de las mismas ya que reduce la inflamación en su fase inicial; algo que dependerá mucho del caso, el cirujano te informará de ello.

Postoperatorio

A las 24-48h generalmente, retiramos los drenajes y sustituimos el vendaje por una faja de compresión que deberá utilizar durante un mes. El reposo ha de ser absoluto durante 1 o 2 semanas sin someter a tensión las heridas, sin cargar peso y mediante la utilización de la faja compresiva.

Las molestias suelen durar algunos días pero son bien toleradas con la medicación. Hay que evitar la exposición solar directamente sobre la cicatriz, hasta que esta sea blanca y poco visible.

Posibles complicaciones

La Braquioplastia es una intervención segura pero como todo acto quirúrgico, no está exenta de complicaciones. Aunque son poco frecuentes, podemos destacar:

  • Hematoma postquirúrgico: Sangrado tras la intervención que podría requerir otra operación. Para evitarlo, es muy importante el reposo.
  • Infección: Es muy poco frecuente y recomendamos la toma de antibióticos y una buena higiene para reducir su riesgo.
  • Dehiscencia de las Heridas: Hay que evitar una tensión excesiva de las heridas, por lo que se recomienda ser extremadamente cuidadoso con los movimientos de brazos durante dos semanas.
  • Cambios de sensibilidad: Suelen ser temporales, mejorando a medida que pasan las semanas.
  • Cicatrices inestéticas: Para conseguir el mejor resultado estético de dichas cicatrices te recomendamos utilizar Urgotouch en tu tratamiento tal y cómo ya te hemos comentado en la sección «Intervención».