Toxina Botulínica

Toxina Botulínica

La toxina botulínica o bótox es una neurotoxina con numerosas aplicaciones en el campo de la medicina y, entre ellas, también la estética. La Dra. Nelly Cartró realiza tratamientos con bótox en sus consultas de cirugía plástica en Barcelona y Alella (Maresme).

Pide cita para conocer más de cerca el tratamiento y los resultados que puedes obtener.

Tratamiento no quirúrgico

Las arrugas que aparecen cuando gesticulamos, en el tercio superior de la cara (frente, entrecejo y patas de gallo), son debidas a la contracción de la musculatura que interviene en la mímica. Entre las propiedades del bótox se encuentra la de paralizar la musculatura, lo que le convierte en un remedio efectivo para combatir las arrugas.

El tratamiento con Toxina Botulínica Tipo A consigue reducir de forma selectiva y temporal, la contracción de dicha musculatura, reduciendo en consecuencia las arrugas de expresión.

El bótox se aplica a las áreas donde se forman arrugas por contracción de los músculos, como el entrecejo, la frente, el perímetro de la boca, al lado de los ojos (patas de gallo), el cuello, etc. Al inhibir el impulso nervioso, la piel queda más tensa, las arrugas menos visibles y la piel adquiere un aspecto rejuvenecido.

Detalles del tratamiento

  • Hombre y mujer
  • Duración de la intervención: 30 min
  • Anestesia: pomada anestésica (EMLA)
  • Régimen ambulatorio
  • Reposo: No precisa
  • Duración tratamiento: oscila entre 3 y 4 meses

La intervención

Es un procedimiento sencillo, bien tolerado, seguro y eficaz. Se realiza de forma ambulatoria. Tras la aplicación de una pomada anestésica (EMLA), se administra el producto a través de pequeñas inyecciones no dolorosas. La respuesta al tratamiento suele aparecer a las 72 horas y es completa a las 2 semanas. Su duración, oscila entre los 3-4 meses.

Indicaciones médicas

En determinados casos, puede ser recomendable, el relleno de alguna arruga más marcada con ácido hialúronico, para obtener un mejor resultado.