Mamoplastia de Aumento

Mamoplastia de Aumento

Los pechos influyen en la autoimagen y sexualidad femenina; por esta razón, la cirugía Mamoplastia de Aumento es una de las intervenciones más populares y solicitadas en el campo de la Cirugía Plástica. Se trata de un procedimiento muy seguro y además muy eficaz.

Un tamaño de pecho no deseado puede derivar de distintos motivos como por ejemplo una falta del desarrollo de la mama, una pérdida de volumen tras un embarazo o una pérdida de peso considerable. Otro problema podría ser una asimetría en los pechos, algo que es muy común y que también podría solucionarse mediante un Aumento de Pecho.

Se trata de un procedimiento quirúrgico que consigue mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer mediante la introducción de una prótesis mamaria. En función de la forma distinguimos entre implantes redondos y anatómicos; y en función del plano donde se coloque el implante distinguimos entre colocación subfascial, retromuscular y dual plane.

  • La técnica Subfascial implica la colocación de la prótesis entre el musculo pectoral y la glándula mamaria.
  • La técnica Retromuscular implica la colocación de la prótesis por detrás del músculo pectoral.
  • La técnica Dual Plane es una combinación de las dos anteriores.

La incisión para colocar el implante se realizará en uno de estos tres puntos:

  • Alrededor de la areola.
  • En la axila.
  • En el surco submamario.

La elección de la vía y del plano de localización será del cirujano plástico y va a depender de cómo está el pecho antes de la intervención: la calidad y las dimensiones de la glándula, calidad de la piel y del músculo, del tipo de prótesis y de lo que la paciente espera conseguir. Por este motivo es muy importante la primera visita donde se podrá valorar cada caso de forma individual, decidir cómo realizar la intervención y qué volumen elegir.

Detalles del tratamiento

  • Duración intervención: 40-60 min
  • Anestesia: General
  • Hospitalización: 1 noche
  • Reposo: 3-5  días
  • Actividades físicas: A partir del mes

1ª visita y preoperatorio

En la primera visita es importante realizar una anamnesis para conocer antecedentes médicos que puedan ser importantes y una exploración física para valorar el tamaño, la forma de las mamas y la firmeza de la piel. Junto con el preoperatorio se recomienda también realizar una ecografía mamaria o una mamografía.

Intervención

La cirugía de Aumento de Mamas se realiza en un quirófano, dentro de una clínica u hospital, bajo anestesia general y puede realizarse en régimen ambulatorio o con ingreso de una noche.

La vía de entrada puede ser a través de una pequeña incisión que se coloca (dependiendo de la anatomía del paciente) en la parte inferior de la areola, en el surco submamario o en la axila. Independientemente de la localización, la cicatriz resultante suele ser poco visible; mediante la utilización de Urgotouch (tratamiento para mejorar las cicatrices), será prácticamente imperceptible.

A través de esta incisión se crea un espacio debajo del tejido mamario o bajo el músculo pectoral y se coloca la prótesis mamaria. En algunas ocasiones se colocan unos tubos de drenaje que se retirarán en unos días y un apósito o un vendaje sobre las mamas; las prótesis utilizadas son de gel de silicona cohesivo. En cuanto a la forma, estas pueden ser redondas o anatómicas y su membrana externa puede ser lisa o rugosa. El cirujano te informará en la primera visita respecto a qué es lo que necesitas.

Postoperatorio

Tras la intervención se debe evitar cargar peso durante 7-10 días. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita, aunque las mamas pueden doler un par de semanas.

El vendaje o los apósitos serán retirados en unos días, a partir del cual se recomienda una buena higiene con agua y jabón, siendo sustituidos por un sujetador ortopédico que deberá usar durante el primer mes.

Es normal que un pecho moleste un poco más que el otro y que la sensibilidad del pezón esté modificada. Los puntos de papel (steristrips) se retiran entre los 7 y 14 días. Al principio las cicatrices estarán rosadas, pero tras su tratamiento con aceite de rosa de mosqueta o parches de silicona, su aspecto irá mejorando. Es posible la lactancia materna en caso de futuros embarazos.

Tras la Mamoplastia es importante hacer reposo durante unos días y abstenerse de realizar actividades físicas durante el primer mes. Tras un aumento mamario, la incorporación al trabajo suele ser a los pocos días, aunque puede variar según la actividad que realice. Durante el primer mes es recomendable el uso de sujetadores ortopédicos.

Seguimiento: se recomienda un control ecográfico cada 2 años. Los controles mamográficos pueden seguir realizándose, aunque se debe advertir de la existencia de la prótesis. Para valorar la integridad de las prótesis, también es recomendable realizar una ecografía mamaria cada 2-3 años y en algunas ocasiones, una resonancia magnética.

Posibles complicaciones

La Mamoplastia de Aumento es una técnica segura siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado; pero como en toda intervención, siempre puede surgir alguna complicación, aunque esto ocurre muy pocas veces. Estas son las complicaciones que podrían surgir:

  • Contractura capsular: Ocurre cuando la cápsula que forma el cuerpo alrededor del implante se contrae en exceso y comprime el implante haciendo que la mama se vuelva más dura. Puede ser tratada de diversas maneras, requiriendo en ocasiones extirpar dicha cápsula, e incluso, recambiar la prótesis.
  • Hematoma: Algo que es común en todas las cirugías.
  • Infección: Un pequeño porcentaje de mujeres puede tener una infección alrededor de la prótesis, normalmente en las primeras semanas después de la cirugía.
  • Cambios de sensibilidad: Puede haber cambios en la sensibilidad del pezón (más o menos sensibilidad) aunque normalmente al año se normaliza.
  • Rotura de las Prótesis: Es exageradamente poco frecuente que las prótesis se fisuren o se rompan, pero en ese caso sería necesario una nueva intervención para reemplazarlas. Es importante realizar una ecografía mamaria cada 2 años para valorar su integridad.